¿Qué son los cultivos de cobertura y cuáles son sus beneficios?

La aplicación de un cultivo de cobertura se puede entender como una buena práctica agropecuaria que tiene como objetivo preservar las propiedades del suelo.

Se le llama cultivo de cobertura a la siembra de cualquier tipo de vegetal que se utilice para preservar las características del suelo protegiendo su estructura, manteniendo su humedad, aportando nutrientes y materia orgánica para promover la actividad biológica del mismo y que se mantenga fértil durante todo el año. En general, se los utiliza entre una cosecha y otra para evitar que el suelo quede desnudo y desprotegido frente a agentes físicos como el agua de lluvia y el viento.

Una de las causas más comunes de la perdida de fertilidad en los suelos es la erosión hídrica como consecuencia de la pérdida de su estructura. Los cultivos de cobertura impiden que las gotas de lluvia impacten directamente sobre la tierra, ya que sin cultivos que lo protejan la lluvia remueve la capa superficial del suelo que contiene materia orgánica y nutrientes. Gracias a las raíces de los cultivos de cobertura se genera una estructura porosa que facilita el ingreso y almacenamiento de agua en las capas más profundas dela tierra, al mismo tiempo que se permite la aireación del suelo.

Además de este efecto positivo de los cultivos de cobertura, se suman otros beneficios considerables como: incrementos en la materia orgánica y estabilidad estructural de los suelos; aportes de nitrógeno por fijación biológica; mejoras en la eficiencia de uso del agua de suelo; y competencia con malezas de difícil control con herbicidas.

Los cultivos más utilizados son las plantas leguminosas (cuyos frutos generan legumbres como las lentejas o los garbanzos) o las gramíneas (avena, trigo, cebada, entre otras). Es conveniente elegir el cultivo de cobertura de acuerdo a lo que se quiera sembrar posteriormente como cultivo primario; y teniendo en cuenta cuándo es el mejor momento para hacerlo, ya que algunos cultivos son más resistentes al frío invernal mientras que otros crecen mejor en verano y toleran climas más secos y sin lluvias.


Rolo para control mecánico del cultivo de cobertura

Utilizar un rolo para el control mecánico de los cultivos de cobertura es una práctica poco conocida. Con este uso, el residuo se deposita uniformemente sobre la superficie del suelo y permite reducir la utilización de herbicidas sobre estos cultivos. De esta forma se presenta como una alternativa a la aplicación de agroquímicos.

El beneficio que trae este procedimiento es el ‘sellado’ del suelo. Es decir, el rolado provoca una interferencia física para las malezas, controlando la germinación de las especies anuales. Y la siembra del cultivo estival siguiente debe realizarse en el mismo sentido en que fue hecho el rolado. Las cuchillas planas del rolo abren grietas en los tallos de las plantas, provocando un progresivo secado de las mismas.

En cuanto al diseño de los rolos, hay varios tipos. En general constan de un cilindro de 30 a 60 cm de diámetro, al cual se le abulonan helicoidalmente o en forma recta, las cuchillas de 8 a 10 cm de alto y sin filo. Estas son las encargadas de dañar el tejido vascular de las plantas y provocar el secado de las mismas sin cortar ni arrancar, sino mellando los tallos minimizando los riesgos de rebrote. Las cuchillas planas del rolo abren grietas en los tallos de las plantas, provocando un progresivo secado de las mismas.

En su mayoría, estos equipos vienen diseñados para ser lastrados con agua, para dar mayor presión de trabajo en caso ser necesario. El peso es un factor importante, ya que incide en el costo del rolo y en la eficiencia de trabajo.

En conclusión, el impacto del proceso erosivo en la región permite dimensionar la importancia de los cultivos de cobertura como estrategia para minimizar las costosas pérdidas que ocasionan las lluvias en estos ambientes. Si a este efecto se le suma el aporte a la fertilidad del suelo que realiza la masa vegetal al descomponerse, la competencia con malezas resistentes a herbicidas y la mejora en el ingreso de agua al perfil del suelo, se puede afirmar la contribución de los cultivos de cobertura para la conservación y mejora de los suelos más productivos.

Fuentes:
https://inta.gob.ar/documentos/cultivos-de-cobertura-y-sus-beneficios-para-ambientes-agricolas
https://www.aapresid.org.ar/blog/como-convertir-un-cultivo-de-cobertura-en-nuestro-mejor-aliado/
http://agmoderna.com.ar/conservar-el-suelo/conoce-todos-sobre-los-cultivos-de-cobertura/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *